martes, 22 de febrero de 2011

PARA ENTRAR EN EL JARDÍN

Estoy en un taller, Creación Literaria, se llama, apenas van dos clases que voy, no se de que trata o va a tratar, pero en la última nos dieron a leer un cuento de Juan José Arreola: Para entrar en el jardín, aquí lo pueden leer, una vez que lo leímos, la maestra nos dejó que lo volvieramos a escribir, a nuestra manera, la misma historia pero a nuestra manera, con nuestras palabras, aquí el resultado:

PARA ENTRAR EN EL JARDÍN

Entonces cuando se terminó la botella de tequila, agarró el celular y le llamó, se sentía un poco mareado pero disimuló muy bien su ebriedad cuando la invitó a cenar. Seguía viendo las fotos que le había enviado el detective privado contratado para seguirla, ahí estaba ella besandose con otro tipo, el mismo día que le dijo que iba a visitar a su abuelita y no podría ir con él al partido de las Chivas.

Se secó las pocas lágrimas que se le escaparon y guardó las fotografías en el sobre. Se bañó, encendió un cigarro y se sentó en la sala a esperarla. Ya tenía todo losto, había planeado este día toda la semana, todo lo necesario estaba bajo una lona en la cochera, ya solo faltaba que ella llegara.

Ella llegó media hora después, se saludaron como si fuera un día cualquiera, ella no notóque le había bebido, platicaron mientras comian el sushi que el había preparado. Ella hablaba mucho y a él le gustaba escuchar, ella hablaba de su abuelita, decía que seguía enferma, que mañana iría a su pueblo a visitarla otra vez. Él seguía comiendo y escuchando, le gustaba verla hablar.

Después de cenar bebieron whisky, él prefería el whisky al tequila, ella también. Había música cachonda, él la había elegido el día anterior, había planeado todo. Ella se tomó de golpe su trago, ya llebaba tres, se paró frente a él y comenzó a bailar lentamente, se acercaba a él y le daba unos suaves besos, mientras seguía bailando y desnudandose, tardó tres canciones en quedar completamente desnuda, éldejo de beber y la tomo en sus brazos, la llevó a la recamara, ella lo desnudó rápidamente, parecía desesperada, ansiosa de estar con él, se recostó en la cama, él sobre ella comenzó a besarla, a morderle el cuello, su hombro, lamer sus pechos, ella gozaba, se notaba en su risa, cuando le decía que lo amaba, cuando gritaba de placer. Los dos sudaban, a ella le brillaban los ojos mas que nunca. Cambiaron de posición varias veces, en la última él estaba atras de ella, ella seguía gritando, se le iban las fuerzas de las piernas y volvían. Cuando él ya se iba a venir le apreto el cuello, ella trataba de arañarlo con las manos pero no podía, le gritaba algo, le suplicaba algo pero él no escuchaba o no quería escuchar.

Una vez que ya no sintió resistencia, aparto sus manos, le tomó el pulso dos veces para asegurarse que había muerto, le cerró los ojos y la arrastro hasta el baño. Al irla jalando de los pies la miró a la cara sin querer, eso no estaba en el plan, sintió ganas de llorar pero rápido aparto su vista y pensamientos de ella. Para que no volviera a pasar esto de nuevo, colocó un espejo sobre ella para no tener que verla mas.

Fue a la sala a servirse otro whisky, encendió un cigarro y se lo fumó mientras esperaba que ella se enfriara. Estuvo tentado a fumarse otro, pero eso no estaba en el plan. Fue a la cochera por los vendajes que usan los médicos cuando los niños se rompen un brazo y se dispuso a momificarla, una vez terminado volvió a la cochera y preparó el cemento blanco, se agitó un poco mezclando y batiendo todo y un mucho vertiendo el cemento al molde que ya había preparado, prometió dejar de fumar después de año nuevo. Ella ya estaba firme y dura y fue fácil meterla al molde, una vez completado esta parte del plan se quedó arrodillado un minuto susurrando algo, tal vez cantando o tal vez rezando. Después se fue a la sala, guardó la botella y los vasos, apago el estereo y se fué a dormir.

Se levantó antes que amaneciera, no desayunó, no tenía hambre, solo se fumó un cigarro y comenzó a cavar una fosa en la entrada del jardín. Después fue por el bloque de cemento donde ella estaba adentro y lo puso en la fosa, con teselas de mosaico italiano formó la palabra "welcome". Quizo fumar otro cigarro pero ya no encontró la cajetilla. Su plan ya casi estaba finalizado, solo restaba tirar el traje sastre color beige y los zapatos cafés de ella en el río. Se bañó para ir al partido de las Chivas para después regresar a casa y esperar a la policia que iría a interrogarlo una vez que se dieran cuenta que ella había desaparecido. El ya sabía que responder, todo estaba en el plan: Ella se fue de la casa con una cara de pocos amigos y aretes de brillantes.

1 comentario:

  1. ff! difícil tarea! La realidad es que el texto original es digno de un poeta maldito y como tal me encanta. Tú texto, me pareció bastante bien traído a la actualidad. Sin embargo, me hubiera gustado mucho que te quedaras en los detalles del embalsamamiento y la momificación. Justo allí es donde le debes poner énfasis! Inclusive ya que hablas del equipo de futbol, se me ocurre todo un ritual para que el equipo gane la temporada. Este tipo de textos, son para sacar ingenio. Está muy bien, se apega a la historia original y tiene mucha línea... Sólo has de la locura y los celos el principal elemento.

    ResponderEliminar