jueves, 7 de abril de 2011

DOMINGO


Hoy es domingo, me gustan los domingos. Me gustan los domingos porque no hay clases y no me tengo que levantar temprano, pero no me gustan los domingos porque me tengo que bañar para ir a misa. Yo no me quiero bañar para ir a misa, me gusta todo de los domingos menos bañarme. Cuando no me quiero bañar desayuno despacio, bien despacito, mastico muchas veces la comida para que el tiempo pase y yo no me tenga que bañar. Mi abuelita me dice: Rosalma apurate a comer que faltas de bañarte y ya se esta haciendo tarde. Y yo como mas despacito, asi se la pasa gritandome tres veces. Cuando me grita la tercera vez yo me apuro a comer, porque si me grita cuatro veces luego le dice a mi papá y él si me regaña y me grita mas fuerte y eso me da miedo,  por eso cuando mi abuelita me grita a la tercera vez yo me apuro a comer para que no me regañe mi papá, de todos modos ya no alcanzo a bañarme y así me voy a misa.

Me tengo que terminar la comida rápido, antes de que mi papá acabe de desayunar porque si no, no me lleva, pero siempre acabo primero que él, porque mi papá se la pasa hablando por teléfono mientras come. Y yo aprovecho que él habla para comer sin hablar. Elle habla a mis primos Adrián y César que viven en Tecolotán para ver si van a venir a jugar futbol, no se porque todos los domingos les habla si siempre vienen. Despues le habla a otro señor para preguntarle si ya pintaron la cancha de futbol y para ver si ya llevaron la cerveza que van a vender en el futbol y termina diciendole que mis primos si van a venir a jugar futbol, ya se me todo lo que le dice porque siempre le dice lo mismo.  Después mi abuelo le habla para pregutnarle si ya fue a darle la pastura a las vacas, mi papá dice que esta terminando de desayunar y que ya que termine va, cuando mi abuelo habla yo ya debo de terminar porque mi papá deja de comer y me dice: Aldito, ya terminaste de desayunar? Orale pues, vamonos a echarle pastura a las vacas. Y si no he terminado de comer no me lleva y me tengo que quedar con mi mamá y mi hermana para ir a misa y a mi la misa no me gusta porque  me da sueño y luego me quedo dormido y las bancas de la iglesia estan bien duras y no me gusta dormirme ahí porque  luego quedo torcido y mi mamá no me deja ir a dormirme al carro. Por eso me tengo que terminar la comida rápido, antes de que mi papá se acabe la suya para ir con él a darle pastura a las vacas, ahí no me da sueño y no me turezo nada.

Siempre llegamos tarde a misa, la culpa es de mi hermanito Toñito. Es bien envadoso y vago el mocoso, nunca quiere comer y no se esta quieto. Mientras mi mamá arregla las cosas para irnos con mis abuelitos yo le tengo que dar de comer a Toñito, pero me desespera porque no quiere comer y si lo regaño luego empieza a chillar y mi mamá me regaña me dice: cabrona ahora que le hiciste? Siempre que Toñito llora siempre me dice: ahora que le hiciste? Como si yo tuviera la culpa siempre que llora. Pero ya se que hacer para que no llore y coma. Le digo que si no come no lo vamos a llevar y lo vamos a dejar solo y se lo van a robar, pero si se apura a comer si lo llevamos y va a poder jugar con mis primos, con Adrián y César que vienen de Tecolotlán, con Marianita y Rosalma que viven con mis abuelitos. Y cuando le digo eso se apura a comer, pero todavía es bien chiqueado y le tengo que dar en la boca. Ay! Ya quiero que crezca para que coma soloporque nunca llegamos a tiempo y yo quiero llegar desde el principio para rezar lo que estoy aprendiendo en el catesismo porque ya voy a hacer mi primera comunión y tengo que practicar en la iglesia todo lo que estoy aprendiendo a rezar porque si no luego se me olvida.

Rosalma come bien despacio, yo siempre le gano a comer. Los domingos tengo que comer bien mucho porque luego viene mi tía Adriana la que vive en Tecolotlán y le pregunta a mi abuelita si comí bien y como yo todos los domingos como bien, siempre mi abuelita le dice que como bien y  mi tía me da chocolates que tra de Tecolotlán, son mis favoritos, me trae muchos y yo los escondo porque luego Rosalma me los quiere quitar, a ella no le dan chocolates porque no come bien, yo siempre le gano y como me gustan mucho los chocolates todos los domingos debo comer mucho.  Y yo siempre le gano a Rosalma y cuando acabo de comer me baño y Rosalma todavía no acaba de comer y luego me peinan y Rosalma todavía no acaba de comer. A mi me gusta que me peinen los domingos, para que me vea bonita porque todos los domingos vamos a misa. Mi mamá esta en el cielo con Diosito, eos me dijo mi papá y mi tía Adriana dice que la Iglesia es la casa de Dios y como mi mamá esta con Diosito yo se que ella también va a misa con nosotros porque ahí esta Diosito, pero yo no la puedo ver porque Dice mi tía que mi mamá es un angelito que me esta cuidando, que yo no la puedo ver pero ella sime puede ver, por eso me gusta que me peinen los dimongos, para verme bonita para que mi mamá vea que cada vez estoy mas grande y mas bonita.

Yo tengo tres becerros, me los dio mi papá y yo les tengo que dar pastura, no tienen nombre porque mi papá dijo que no les pusiera nombre porque cuando esten gordos los van a vender y yo voy a llorar, antes tenía uno que se llamaba “chicharito” como mi jugador de futbol favorito. Yo le daba de comer bien porque se puso bien gordo y cuando mi papá lo vio así lo vendio y yo lloré mucho porque era mi becerro, me la pase enojado dos días, yo ya no le quería hablar a mi papá porque vendio  a mi becerro, pero un día me trajo pizza y nieve y lo perdoné, la pizza es mi comida favorita, me gusta muchisimo, casi como jugar futbol, me gusta mas jugar futbol que la pizza pero la pizza también me gusta  mucho. Después mi papá me dijo que me iba a regalar tres becerros mas, pero que no les pusiera nombre porque luego mi iba a encariñar con ellos y los ibana vender y no quiere que llore otra vez. Yo le dije que no les iba a poner nombre pero si les puse, mi papá no sabe, no le he dicho porque luego se va a enojar. Uno se llama “Chicharito segundo” otro “chicharito tercero” y el otro se llama “chicharito cuarto”, nadie sabe que se llaman así, solo yo. No quiero que mi papa venda estos becerros, por eso cuando el se va a darle pastura a las vacas en el otro corral, yo voy al corral de los becerros y les tiro la pastura del comedero al suelo para que no coman mucho y no engorden porque si no engordan no los pueden vender. Todos los domingos nos tenemos que apurar a darles la pastura porque luego tenemos que bañarnos para ir al futbol, yo no me baño, solo se baña mi papá, dice que yo me bañe después porque luego me voy a ensuciar jugando futbol, pero que si quiero bañarme dos veces es mi problema y yo mejor me espero a bañarme después, solo una vez me bañe antes de ir al futbol, fue cuando me caí por andarle quitando la pastura a los becerros, me caí en el estiercol que acababa de hacer “chicharito segundo” solo esa vez me bañe antes de ir al futbol.

Yo pienso que los domingos son para no hacer nada o para hacer lo que a una mas le gusta, por eso yo no me baño. Me baño todos los dias para ir a la escuela, bueno casi todos, los domingos no voy a la escuela por eso no me gusta bañarme y así me voy a misa, sin bañarme. Me gusta ir a misa porque ahí llega Anita y Toñito, siempre llegan tarde a misa, siempre los escucho porque Toñito llega llorando, cuando llegan siempre Anita y yo tenemos que salirnos de la iglesia para comprarle una nieve a Toñito para que deje de llorar. Anita siempre se regresa a la iglesia, dice que ya casi va a hacer su primera comunión y que tiene que practicar todo lo que ha aprendido y yo me quedo afuera cuidando a Toñito hasta que se acaba la misa, siempre alguien tiene que estar con Toñito para que no este solo porque un día  lo dejaron solo y se perdió y todos nos pusimos  a buscarlo y no lo encontrábamos y mi tía Ana la mamá de Toñito y de Aita empezó a llorar, parecía que le iba a dar un ataque o algo así porque gritaba y lloraba bien fuerte y mi tía Adriana la mamá de mis primos Adrián y César les hablo al celular para que uno se llevara a mi tía ana al doctor y otro les ayudara a buscar a Toñito, pero mi tía Ana se calmo porque Toñito estaba con Adrián y César en la cancha de futbol, ellos se lo llevaron porque Toñito estaba solo jugando en la calle afuera de la iglesia, desde ese día ya no lo dejan estar solo y siempre hay alguien que tiene que  cuidarlo, a mi me toca hasta que se acaba la misa porque cuando se acaba la misa llega mi tía Norma para que le ayude a vender paletas de hielo en el futbol. A mi me gusta ayudarle a vender paletas porque siempre me regala una, a veces dos si no se venden todas. Antes me gustaba ir a la cancha de futbol porque me gusta jugar futbol con mis primos, pero un día me vio mi tía Norma y me dijo que las niñas no deben jugar futbol que es un juego solo para hombres y yo le idje que yo quería jugar futbol porque no había otra cosa que hacer y ella me dijo que si le ayudaba a vender paletas me iba a regalar una y a mi me gustan mucho las paletas de hielo por eso ya no juego futbol y le ayudo a vender paletas a mi tía.

Siempre llegamos tarde a misa y siempre que llegamos esta Toñito llorando y tengo que salir a comprarle una nieve para que deje de llorar, yo quiero estar en misa pero tengo que comprarle una nieve, lo bueno que Rosalma me acompaña y se queda cuidando a Toñito porque si no yo me tendría que quedar con el a cuidarlo y no entraría a la iglesia a escuchar la misa y tengo que practicar porque ya voy a hacer mi primera comunión y no quiero que se me olvide nada, por eso dejo a Toñito con Rosalma, además casi no me gusta estar con ella porque huele feo, yo no se si no se baña o si el sol la hace sudar mucho pero huele feo, si yo fuera ella me bañaría hasta dos veces para no oler a chivo correteado, así dice mi mamá cuando no me quiero bañar: si no te bañas vas a oler a chivo correteado y yo me acuerdo del olor de Rosalma y me meto a bañar. No se que le pasa a Rosalma porque su hermana Mariana no huele mal, Marianita de seguro si se baña diario porque ella no huele a chivo correteado. A Marianita le gusta sentarse junto a mi en misa porque yo le enseño a rezar, a mi se me hace que ella va a ser monja porque le gusta mucho rezar. Cuando se termina la misa Rosalma se va con mi tía Norma a vender paletas de hielo al futbol y me quedo sola a cuidar a Toñito y a Marianita. Son bien vagos, los tengo que andar correteando por todos lados porque corren y corren, bueno eso era antes porque ya enseñe a cantar a Marianita y ella canta y Toñito baila, a el todavía no lo enseño a cantar porque todavía no sabe hablar muy bien, por eso a el lo enseñe a bailar y cuando y cuando se acaba la misa, Marianita canta y Toñito baila y es bien chistoso porque toda la gente se acerca a verlos y se rien y les aplauden y ellos siguen bailando y cantando.

Cuando llegamos a la iglesia lo primero que hago es buscar a mi tía Adriana y cuando la veo corro con ella y ella me abraza y me da besos y me die que estoy bien chula y me pregunta si comí bien y yo le digo que si y me da una bolsa con chocolates, yo siempre me como uno antes de que empiece la misa y los demás los guardo para que no los vea mi hermana Rosalma porque luego me los quita. Siempre que entro a la iglesia voy con el cristo grandote que es Diosito para decirle que si ve a mi mamá alla en el cielo que me la salude y le diga que la quiero mucho que si el le dice eso yo voy a rezar mucho, porque a Diosito le gusta que la gente rece, por eso le dije a Anita que se sabe muchos rezos porque esta estudiando para hacer su primera comunión que me enseñe. Ella siempre llega ya que se empezó la misa pero siempre me enseña algo nuevo, una vez hasta me enseño a cantar, ella piensa que se me olvida como cantar y ya que se acaba la misa me dice: A ver Marianita canta otra vez para ver si es cierto que no se te olvida. Y yo me pongo a cantar y su hermano Toñito baila y baila. Cuando estoy en misa yo rezo mucho para que Diosito le diga a mi mamá cuando la vea en el cielo que la quiero mucho, casi no me acuerdo de mi mamá porque se murió cuando yo estaba muy chiquita, mas chiquita que Toñito porque ni podía hablar y cuando me dan ganas de ver a mi mamá busco las fotos que tiene guardadas mi papá en un cajón que esta en su cuarto, pero debo cuidarme bien que no me vea porque si me ve luego me regaña por agarrar sus cosas y yo no quiero que mi papá me regañe. Mi tía Adriana dice que la iglesia es la casa de Dios y como Dios vive en el cielo la iglesia debe ser un cielo chiquito y como mi mamá esta en el cielo con Dios, a lo mejor también esta en la iglesia, por eso rezo mucho para ver si mi mamá se aparece y la puedo ver y así ya no busco sus fotos en el cajón de mi papá y ya no e va a regañar. Por eso me gusta ir a misa los domingos por si un día se aparece mi mamá ahí. Yo voy todos los domingos porque si un domingo no voy y se aparece mi mamá no la voy a ver y yo la quiero ver.

Mis primos los grandes, mi papá y sus amigos se ponen borrachos después que se acabo el partido, yo quiero jugar futbol con ellos pero ellos quieren tomar, por eso me enojo, porque ya no hay nadie que quiera jugar conmigo. Porque mis otros primos los chiquitos ya no están y solo se quedan los grandes pero ellos solo quieren tomar cervezas. Cuando esta el medio tiempo del partido jugamos mis primos los chiquitos y yo, pero ellos son bien malos y siempre les gano y yo quiero jugar con los grandes, siempre me ganan pero no me aburro, porque cuando no les puedo quitar el balón siempre les doy patadas y los muerdo pero luego se enojan y me agarran entre César y Adrián y me dan vueltas y quedo mareado pero yo me levanto y les sigo dando patadas, todo esto debe ser en cuanto se termina el partido antes de que se cambien de ropa porque si no ya no quieren jugar conmigo. Ni aguantan nada, se cansan bien pronto y eso que ya están grandes, siempre me dicen que se van a cambiar y a tomar unas cervezas para recargar energías y que luego van a seguir jugando conmigo y a mi me compran una paleta de las que vende mi tía Norma y Rosalma pero ya que me la termino ellos ya no quieren jugar conmigo y yo me enojo porque quiero seguir jugando pero me aguanto sin llorar porque si no mi papá ya no me trae al futbol y me tengo que esperar hasta que mis primos se van a comer con mis abuelos y mi papá y yo nos vamos a cambiar las vacas de corral.

Cuando vamos a la cancha de futbol a vender paletas y veo a mis primos jugar, me dan ganas de ir con elos, no son tan buenos para ser hombres, yo a veces les ganaba cuando jugaba con ellos, pero si voy a jugar con ellos luego mi tía Norma se va a enojar porque no voy a vender paletas con ella y ya no me va a querer regalar y a mi me gustan mucho las paletas de hielo por eso ya no juego futbol, también me gustan los chocolates, mi tía Adriana todos los domingos le regala chocolates a mi hermanita Marianita, dice que porque es la mas chiquita, a mi nunca me da nada, solo me regaña porque no le ayudo a mi abuelita a barrer la casa, dice: ya estas vieja, tienes que ayudarle a barrer a tu abuelita no ves que ya esta viejita y se cansa? El día que le ayudes a barrer te voy a comprar todo lo que quieras. Pero yo no necesito barrer, de todos modos ya se donde esconde los chocolates Marianita así que sin barrer también como chocolates. Después que se nos terminan las paletas de hielo me toca ir con mis primos Adrián y Cesar que están tomando cervezas porque ganaron o porque perdieron o por lo que sea porque siempre toman cervezas, para ver si nos van a llevar a la casa porque ya es la hora de comer, cuando ya están borrachos nos tenemos que regresar caminando porque ellos se quieren quedar a seguir tomando cervezas, pero cuando no están borrachos nos llevan a la casa y ellos ya se quedan a comer con nosotros. A veces después de comer ellos se quedan dormidos y los tenemos que despertar para que jueguen con nosotros y nos hagan magia, pero a veces se enojan porque los despertamos y nos vamos corriendo a escondernos y luego nos regresamos a despertarlos otra vez porque es bien divertido verlos enojados.

¡Ay! Todavía no se me olvida nada, en la iglesia recé todo porque no se me ha olvidado nada, eso significa que si voy a poder hacer mi primera comunión y me van a comprar una bicicleta, me dijeron que me la iban a regalar el día que haga mi primera comunión y hasta ahorita, como no se me ha olvidado nada, me van a tener que comprar una bicicleta. Mi mamá se enoja porque sigo rezando ya que se acabo la misa cuando vamos a la casa de mis abuelitos a comer, pero yo quiero esa bicicleta y tengo que seguir practicando. Adrián y Cesar siempre se duermen después de comer, no se si llegan cansados  de jugar futbol o están borrachos. Rosalma siempre quiere ir a despertarlos para que se enojen y yo voy con ella, porque si no se enojan luego nos hacen magia. Yo no se como le hacen, Adrián desaparece una moneda, la desaparece de su mano y la puede aparecer en cualquier lugar, a veces la saca de la oreja de Toñito o del pelo de Marianita, yo nunca dejo que la aparezca en mi oreja porque si ya no la puede sacar voy a tener una moneda ahí y no voy a poder escuchar bien. También la moneda la desaparece por atrás de su cabeza y la saca por su boca, es un mago muy bueno, una vez me quiso convertir en perrito pero yo no quise, me tuve que esconder para que no me hiciera nada porque si no me puede convertir en persona otra vez ya no voy a poder pasear en la bicicleta que me van a comprar. Por eso a mi nomas me gusta la magia con monedas o con la baraja y no me gusta eso de convertir a las personas en animales o desaparecerlas porque también dice que puede desaparecernos, casi desaparece a Marianita pero dijo que no podía desaparecerla porque estaba cansado de jugar futbol y ya no tenía fuerzas y para eso se necesitan muchas fuerzas, a mi se me hace que no es cierto que puede desaparecer a las personas, el domingo que viene voy a ver si puede o no, él le dijo a Marianita que el próximo domingo la iba a desaparecer.

Nunca he visto a mi mamá en la iglesia, yo no se si esta enojada conmigo o si no la dejan que se me aparezca porque nunca la veo, pero yo sé que el próximo domingo la voy a ver, a veces sueño con ella pero eso no me gusta porque  nunca me acuerdo de los sueños, siempre se me olvida lo que sueño, solo recuerdo que soñé con ella. Por eso la quiero ver, para que ya no se me olvide nada de lo que me diga. Después de misa todos nos vamos a comer, Adrián y César siempre llegan tarde porque ellos no van a misa, ellos van a jugar futbol, yo no se si después van a misa o si ellos ya no van, si yo fuera ellos no iría a misa porque la mamá de ellso no se ha muerto como la mía y no necesitan ir a misa para ver si se aparece. Como ellos ya están grandes pueden hacer lo que quieran, cuando terminan de comer se van a dormir, pero casi siempre los despertamos para que nos hagan magia. Adrián hace de todo tipo de magia, desaparece monedas y las vuelve a aparecer, adivina la carta de la baraja que toco, una vez apareció un unicornio con alas en el corral, pero cuando fuimos a buscarlo ya no estaba, el menso no lo apareció amarrado y se escapó volando, él dijo que todavía se podía ver en el cielo junto al sol, que ya era un puntito negro porque estaba volando muy lejos pero que era el unicornio, Anita dijo que no era cierto, que Adrián estaba mintiendo que ya no podía hacer magia, entonces Adrián le dijo a Anita que la iba a convertir en perrito para que viera que si hacía magia, pero Anita no quiso, tuvo miedo y se fue a esconder, cando la encontramos estaba casi llorando decía que a ella no la convirtieran en nada que mejor a mi me desaparezca. Yo no tengo miedo que me desaparezca porque él es un buen mago, siempre aparece las monedas, pero no pudo desaparecerme porque estaba cansado de jugar futbol y ya no tenía energías para hacer magia, me dijo que  para el próximo domingo me iba a desaparecer, que fuera pensando el lugar donde quería estar y él ahí me va a aparecer. Yo estoy bien feliz porque el próximo domingo voy a ver a mi mamá, le voy a decir a Adrián que quiero aparecer en el cielo, junto mi mamá.

2 comentarios:

  1. No es para tanto je Francia tu siempre haces que sienta que lo que escribo es bueno JA!

    ResponderEliminar